El Gobierno frena su asalto al INE con el nombramiento de Manzanera y calma a los funcionarios y a Europa

El Gobierno frena su asalto al INE con el nombramiento de Manzanera y calma a los funcionarios y a Europa

Calviño trata de recuperar el crédito perdido evitando la elección de un perfil político. «Es la persona adecuada», defienden en Economía Leer

El asalto del Gobierno al Instituto Nacional de Estadística (INE) provocó incluso las advertencias de Europa. Por supuesto, molestó internamente a los funcionarios del organismo y amenazó con desacreditar la labor de una institución básica en la vida económica de cualquier país desarrollado. Por ello, la posibilidad de que se produjera un nombramiento político y que el nuevo presidente se plegara a los deseos del Ejecutivo era un escenario muy peligroso.

Pero todo eso parece haberse despejado o, al menos, contenido con la decisión de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, de elegir a Elena Manzanera como presidenta del INE tras la renuncia de Juan Rodríguez Poo. Eso es lo que se transmite con la elección de un perfil técnico, sin pasado político y que ha gustado especialmente en el Instituto de Estadística.

Manzanera ha desarrollado toda su carrera en Andalucía, en puestos alejados de la política en su mayor parte y que, además, fue nombrada presidenta del Instituto de Estadística y Cartografía andaluz en los primeros meses del primer Gobierno de Juanma Moreno. Dependía, en concreto, de la consejería de Economía que gestionó Ciudadanos, lo que ayuda a evitar suspicacias sobre su posible relación con el PSOE, y fuentes de la Junta confirman que gozaba de buena reputación.

En Economía señalan que el nombramiento exclusivamente a sus méritos. Que se ha llevado a cabo un proceso de selección, lo que ha provocado que Rodríguez Poo estuviese un mes en funciones, y Manzanera es «la persona más adecuada», subrayan en el Ministerio que depende de Calviño. «Es el perfil más adecuado», insisten, al tiempo que afirman que no había ninguna duda sobre la labor de Juan Rodríguez Poo.

Pero lo cierto es que el presidente saliente sí que se sintió cuestionado, que el eufemismo «motivos personales» que empleó en su renuncia encerraba una evidente falta de apoyo tras las numerosas dudas y críticas vertidas por diferentes miembros del Gobierno. De Calviño, que llegó a desarrollar un índice paralelo para medir la evolución de la economía. Pero también de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, apuntando que los datos de recaudación no concordaban con las cifras de Producto Interior Bruto (PIB), o del responsable de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que señala lo mismo pero haciendo referencia a la marcha del mercado laboral. Y, además, fuentes del Ejecutivo sí apuntan que en la elección de Manzanera hay un evidente intento por recuperar parte del crédito perdido.

La nueva presidenta del INE, Elena Manzanera.JUNTA DE ANDALUCÍA

No le resultará sencillo, en primer lugar porque Rodríguez Poo goza de un gran respeto en el ámbito económico y cuenta con una dilatada experiencia. Es catedrático de Fundamentos del Análisis Económico, también lo fue de la Universidad de Zaragoza y su carrera docente incluye las Universidades del País Vasco, Ginebra y Paul Sabatier de Toulouse, además de dirigir durante siete años el Instituto Cántabro de Estadística.

Manzanera es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Sevilla, aunque el hecho de llevar desde 1990 en el Instituto andaluz no es un aval menor. Pero más allá de eso, lo que se valorará es la independencia que demuestre del Gobierno. Por ahora, el dato adelantado relativo al PIB del segundo trimestre ya ha sido publicado, y la confirmación no llegará hasta septiembre. Antes, el 12 de este mismo mes, el INE debe confirmar la cifra de inflación de julio, cuando los precios repuntaron hasta el 10,8%. Y unos días después, al finales de mes, se dará a conocer el IPC de agosto, con la previsión de que se mantenga en las dos cifras, esto es, por encima del 10%.

Deja una respuesta