Escalada tras el ataque israelí contra un cabecilla de Yihad Islámica en Gaza

Escalada tras el ataque israelí contra un cabecilla de Yihad Islámica en Gaza

Al menos 10 muertos, entre ellos una niña de cinco años, en los ataques aéreos israelíes contra objetivos de Yihad Islámica en la Franja Leer

Oriente Próximo Gaza sufre el ataque más letal de la ofensiva israelí

El Ejército israelí y Yihad Islámica protagonizan un nuevo enfrentamiento con ataques aéreos en la Franja de Gaza y proyectiles contra el centro y sur de Israel. Mientras el ministerio de Sanidad del enclave palestino controlado por el grupo islamista Hamas informaba de nueve palestinos muertos, entre ellos una niña de cinco años y un líder militar de Yihad, y 50 heridos y las facciones armadas prometían venganza, un portavoz israelí señalaba tras el primer ataque que «más de 10 terroristas de Yihad Islámica fueron alcanzados incluido un comando que se dirigía a realizar un ataque con misiles antitanque y francotiradores contra nuestros ciudadanos y soldados».

A primera hora de la tarde, la Fuerza Aérea israelí sorprendió al grupo proiraní al matar al comandante del brazo armado de Yihad en el norte de la Franja de Gaza, Taysir al Yabari, y al responsable de los misiles antitanque bajo el eco de las promesas de un ataque yihadista inminente en represalia por la detención de su líder en Cisjordania, Bassam Sadi el pasado martes. Desde entonces, Israel mantiene cerrados los pasos fronterizos de la Franja y bloqueadas carreteras y poblaciones limítrofes israelíes ante la amenaza concreta de Yihad. La situación de parálisis provocó numerosas críticas en Israel contra el Ejército y el Gobierno de Yair Lapid denunciando que «los habitantes del sur de Israel se han convertido en rehenes de un pequeño grupo terrorista que es el que decide si pueden salir de casa o ir a trabajar».

En los últimos cuatro días, drones armados israelíes sobrevolaban el enclave costero palestino para detectar comandos de Yihad cerca de la frontera. Tras el fracaso en la mediación egipcia para que el grupo palestino retire su promesa de respuesta por la redada en Yenin, Israel pasó al ataque con el inicio de lo que llama «Operación Aurora» que incluye también la movilización de 25.000 reservistas.

«Israel no permitirá que los grupos terroristas en Gaza marquen la agenda en las localidades israelíes y amenacen a sus ciudadanos», afirma Lapid señalando que el objetivo del ataque contra cabecillas de Yihad era «eliminar una amenaza concreta para los ciudadanos de Israel y los alrededores de Gaza y golpear a los terroristas».

«El enemigo ha comenzado una guerra contra nuestro pueblo. Tenemos el deber de defendernos a nosotros y a nuestro pueblo y no permitir que el enemigo se salga con la suya con sus acciones que tienen como objetivo socavar la resistencia y firmeza nacional», reaccionó en un comunicado Yihad Islámica. Su líder Ziad Najalah pidió a todas las facciones unirse en la masiva reacción. «El enemigo pagará un alto precio por su agresión contra Gaza. Todas las ciudades sionistas están bajo nuestro alcance. No hay líneas rojas. También Tel Aviv es objetivo de los proyectiles de la resistencia», declaró desde Teherán.

El portavoz del grupo islamista Hamas, Fawzy Barhum, también se sumó a las advertencias de Yihad. «(Israel) cometió un nuevo crimen y debe pagar el precio y asumir toda la responsabilidad por ello». El Gobierno israelí transmitió un mensaje a Hamas recalcando que su operación es limitada y centrada en la Yihad pero que respondería a cualquier ataque de proyectiles. El deseo israelí es que Hamas no participe en la represalia de la Yihad iniciada al anochecer tras los funerales de sus efectivos y en especial de Al Yabari que era el número dos del grupo en Gaza.

Israel desplegó varias baterías antiaéreas en el centro del país más allá de las que tiene de forma permanente en el sur. Las autoridades locales han impuesto limitaciones en zonas situadas a 80 km de Gaza mientras muchas ciudades han abierto los refugios. Los gazatíes, mientras tanto, temen que vuelvan los duros días de bombardeos como en los masivos enfrentamientos de la última década. Lo sucedido este viernes contrasta con las últimas escaladas entre las facciones palestinas e Israel que fueron iniciadas con ataques de Hamas, como sucedió en mayo del 2021 con varios proyectiles contra Jerusalén.

El repunte de tensión llega en un momento político muy delicado en Israel tras la caída de la heterogénea coalición un año después de su formación en junio del 2021 y la convocatoria de elecciones para el próximo 1 de noviembre. Se trata pues del gran examen de Lapid como primer ministro en funciones. Se cree que la escalada no dure varias semanas pero tampoco solo varias horas.

Deja una respuesta