Hipoteca fija, variable o mixta: ¿qué me conviene con un euríbor al alza?

Hipoteca fija, variable o mixta: ¿qué me conviene con un euríbor al alza?

 Leer

¿Tipo fijo, variable o mixto? He ahí la cuestión, que diría Hamlet. Este es el dilema que tiene que afrontar, en algún momento, toda persona que se plantea contratar una hipoteca. A priori, un interés variable no parece el más atractivo, pues se calcula con un índice, el euríbor, que cotiza al alza desde hace meses y amenaza con superar el 2,50% a finales de este año; su valor más alto de la última década. Pero ¿este índice seguirá disparado a medio y a largo plazo?

Según los analistas de HelpMyCash.com, no existe una mejor opción sobre el papel, porque es imposible saber cuál será la evolución del euríbor durante los 20 o 30 años en los que se suele devolver un préstamo hipotecario. Por ello, afirman que cada cliente debe tomar su decisión basándose, principalmente, en su tolerancia al riesgo, en su capacidad de pago y en las condiciones que le ofrezcan los bancos para cada modalidad.

El interés fijo, por ejemplo, es más adecuado para los que temen a las subidas del euríbor y prefieren pagar siempre la misma cuota. A corto plazo, es la opción más prudente: el tipo fijo medio, que se sitúa ahora entre el 2,50% y el 3%, será más bajo que el interés variable medio, de euríbor más 0,80%, si se cumplen las previsiones y este índice cierra el año en torno al 2,50%. A la larga, el cliente puede acabar pagando más si el euríbor baja dentro de unos años, pero al menos se asegurará estabilidad y sus cuotas quedarán a salvo de cualquier incremento.

Si se quiere contratar una hipoteca fija, eso sí, hay que darse prisa. Con la subida del euríbor, los bancos están encareciendo estos productos, pues quieren incentivar la firma de hipotecas variables (ganarán más dinero con ellas). Cuanto antes se cierre la operación, más probabilidades habrá de conseguir un interés fijo competitivo por debajo del 3% o hasta del 2,50%.

La Hipoteca Fija de BBVA, por ejemplo, es uno de los pocos préstamos que aún tienen un tipo de en torno al 2%. Su interés es desde el 1,95% si el plazo es de hasta 15 años o desde el 2,05% si se devuelve el dinero hasta en 30 años, siempre que el cliente domicilie su nómina y contrate los seguros de hogar y amortización de la entidad.

Decantarse por un interés variable, en cambio, es una opción más arriesgada. A corto plazo, como la previsión es que el euríbor suba, no parece la decisión más adecuada, porque las cuotas de la hipoteca se encarecerán mucho. Ahora bien, si este índice vuelve a bajar y se estabiliza dentro de unos pocos años, es posible que sí salga a cuenta.

Por todo ello, según HelpMyCash, solo es aconsejable contratar una hipoteca variable si el cliente cree que el euríbor bajará en unos pocos años y tiene capacidad para hacer frente a un importante encarecimiento de sus cuotas. Aun así, no deja de ser una decisión arriesgada, pues habrá que pagar mucho dinero en intereses si el euríbor se mantiene al alza o se estabiliza en valores próximos al 2% (su media histórica).

Como se comentaba antes, el interés medio de las hipotecas variables se sitúa, actualmente, en el euríbor más 0,80%. Sin embargo, no resulta difícil encontrar ofertas más baratas: la Hipoteca Open Variable de Openbank, por ejemplo, tiene un interés desde euríbor más 0,70% (1,70% fijo el primer año) si se domicilia la nómina, se contratan dos seguros del banco (hogar y vida) y se suscriben los suministros de electricidad y gas con Repsol.

Las dos modalidades mencionadas tienen sus inconvenientes. Un interés fijo saldrá más caro si el euríbor baja a corto plazo (y los bancos ofrecen tipos cada vez más altos), mientras que un tipo variable será muy perjudicial si este índice se mantiene al alza en los próximos años. Por este motivo, hay una alternativa que está ganando popularidad en España: la hipoteca mixta.

Las hipotecas mixtas tienen un interés fijo durante los primeros años (entre cinco y 15, por lo general) que suele ser más bajo que el de las hipotecas fijas. Y pasado ese período, el tipo pasa a ser variable, ligado normalmente al euríbor. Es decir, que sus cuotas son estables y asequibles al principio y pasan a depender luego de las subidas y bajadas de este índice de referencia.

Según HelpMyCash, una hipoteca mixta puede ser buena opción para un cliente que no quiera exponerse a las subidas más inmediatas del euríbor y no encuentre una oferta atractiva a tipo fijo. Es aconsejable, eso sí, que tenga capacidad para hacer amortizaciones parciales periódicamente, pues así podrá acortar su plazo y podrá estar menos tiempo expuesto al euríbor cuando su interés pase a ser variable.

Lo ideal, en estos casos, es que el préstamo tenga un interés por debajo de la media en sus dos tramos: menos del 2,50% en el período a tipo fijo y menos de euríbor más 0,80% en el variable. La Hipoteca Inteligente Flexible de EVO Banco, por ejemplo, puede ser una buena opción, pues su interés es desde el 1,29% fijo en los primeros cinco años y de euríbor más 0,75% para los siguientes, siempre que el cliente domicilie su nómina y contrate el seguro de hogar con el banco.

Deja una respuesta