La sequía obliga a aplicar medidas en varias zonas: prohibición de llenar piscinas, sin duchas en las playas y restricciones en casa

La sequía obliga a aplicar medidas en varias zonas: prohibición de llenar piscinas, sin duchas en las playas y restricciones en casa

Varios municipios han comenzado a imponer un uso responsable del agua para combatir la escasez Leer

La ausencia de lluvias y las altas temperaturas han llevado a varias comunidades autónomas y ayuntamientos de toda España a restringir el consumo de agua, de manera especial en Galicia, Cataluña y Andalucía. Medidas como cortes de suministro nocturnos, cierre de duchas en las playas, prohibición de regar, llenar piscinas y lavar coches son algunas de las restricciones puestas en marcha por los gobiernos autonómicos y municipales para garantizar el abastecimiento de agua para el consumo humano.

Los pantanos y embalses están por debajo de la capacidad necesaria para abastecer a la población en los próximos meses. Según afirma en conversación con EL MUNDO el presidente de la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (FERAGUA), José Manuel Cepeda, en la cuenca del Guadalquivir, «los embalses están al 25%». «Estamos al límite, estamos prácticamente secos en lo que es regadío», ha advertido.

«El año pasado tuvimos de dotación [hídrica] en la cuenca 3.000 metros cúbicos por hectárea, entonces esa era la cantidad de agua almacenada para el regadío. Este año, la dotación que hemos tenido es de 1.750. Esta campaña hemos iniciado la campaña casi con la mitad de agua con que la iniciamos el año pasado», ha alertado Cepeda. «Si no nos llueve en invierno, para el año que viene en regadío la dotación de riego será cero«.

Desde Sevilla, el presidente de FERAGUA, que este miércoles se ha reunido con la Consejera de Agricultura para abordar esta problemática, sostiene que la solución pasa por medidas urgentes: «a corto plazo, hacer pozos buscar aguas subterráneas». «A medio plazo, balsas», ha explicado. También ha apuntado a la posibilidad de los embalses «a largo plazo», si bien «un embalse tiene un periodo de obra de 12 a 14 años y una balsa se puede hacer en seis meses».

En Málaga, el embalse de La Viñuela se encuentra al 12,7% de su capacidad. Los ayuntamientos han cortado el agua en las duchas de las playas de Rincón de la Victoria y Vélez-Málaga desde el pasado 1 de agosto.

En Huelva, 10 municipios de la comarca de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche han sufrido restricciones en horario nocturno.

La Generalitat de Cataluña también ha limitado el consumo de agua en 150 municipios a 200 litros por persona al día. Los pantanos están al 43% de su capacidad en esta comunidad, 40 puntos por debajo de los últimos años, aunque lejos del 20% que se registró durante la sequía del año 2008.

Según el director de la Agencia Catalana del Agua (ACA), Samuel Reyes, en declaraciones a Catalunya Ràdio, si no se producen lluvias en las próximas semanas en Barcelona, se llevarán a cabo restricciones «a mediados o finales de septiembre».

La falta de agua afecta sobre todo a la comarca pacense de Tentudía, que se abastece del pantano que lleva este mismo nombre. Actualmente, sólo tiene 0,8 hectómetros cúbicos de reserva, un 16,6% de su capacidad, la mitad de lo que tenía hace un año.

Sobre los nueve municipios que conforman esta mancomunidad hay una recomendación expresa de no utilizar agua para el riego de jardines ni para el baldeo de calles, tampoco para llenar piscinas o lavar coches.

En concreto, en Bodonal de la Sierra, las viviendas rurales tienen restricciones de agua durante algunas horas, una media que, sin embargo, no afecta al casco urbano.

Determinadas instituciones han tomado decisiones vinculadas con la sequía, como Patrimonio Nacional, que ha recortado la temporada de los juegos de agua en las históricas fuentes e los Jardines del Real Palacio de San Ildefonso, en el municipio segoviano de La Granja.

Y, en algunos municipios, como el palentino de Barruelo de Santullán, los ayuntamientos han tomado medidas extra contra la sequía, como la prohibición del llenado de piscinas particulares, lavado de coches y riego de jardines a causa de la sequía.

Hay restricciones de agua en pequeñas localidades, las que se abastecen de agua de manantiales pequeños o cabeceras de río, como Erro, donde el Ayuntamiento ha prohibido el riego de huertas y restringe el agua por la noche por la escasez que afecta principalmente a poblaciones de la parte pirenaica y cantábrica.

Se han establecido algunas limitaciones en determinadas zonas donde los municipios tienen que suministrar el agua desde ríos y acuíferos. Sólo se ha prohibido, por el momento, el riego de jardines, el llenado de piscinas particulares y el lavado de coches, entre otras actividades no esenciales.

En estos momentos, no hay cortes en el suministro de agua para consumo humano en Canarias, aunque el archipiélago ya encadena varios años de sequía. Ello se debe a la contribución de las desaladoras, de las que depende casi al 100% el abastecimiento a los hogares de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura, las islas con menos precipitaciones. Esta infraestructura complementa también el suministro de Tenerife, la isla más poblada.

El consorcio de 12 municipios del Campo de Calatrava, en la provincia de Ciudad Real, que se abastece de agua potable del pantano Vega del Jabalón, casi seco por cuarto año consecutivo, ha encontrado en la realización de nuevos pozos de agua la alternativa al suministro.

Deja una respuesta