Sánchez pide ahora «leer los datos del paro con lentes distintas» y Calviño ya no descarta la recesión

Sánchez pide ahora «leer los datos del paro con lentes distintas» y Calviño ya no descarta la recesión

El presidente saca pecho por las cifras de empleo a pesar del mal julio mientras que la vicepresidenta primera deja por primera vez que «hay prepararse para lo peor» Leer

Empleo España pierde 7.366 empleos y el paro sube en 3.230 personas en el peor julio en más de veinte años

Pedro Sánchez saca pecho por los datos de empleo incluso a pesar de las cifras publicadas hoy, que reflejan la pérdida de más de 7.000 empleos en el peor mes de julio en más de dos décadas. Y para ello, el presidente del Gobierno pide ahora «leer los datos del paro con lentes distintas«, a la luz de la «reforma laboral».

Sánchez, en la rueda de prensa que ha ofrecido tras su primer despacho de verano con Felipe VI en el Palacio de la Almudaina de Palma de Mallorca, ha defendido que tradicionalmente en julio caía la contratación de empleos indefinidos y que se perdían «100.000» puestos de trabajo de estas características, mientras que que este año se han reducido 76.000 empleos temporales. Lo que, para él, significa que estamos ante una «dinámica que se repite mes tras mes desde que se aprobó la reforma laboral«. Esto es, un aumento de la contratación indefinida y una reducción de la contratación temporal.

Sánchez se ha aferrado a ese dato de las contrataciones indefinidas para defender su política laboral, sin entrar a valorar los datos publicados hoy, que reflejan la destrucción extraordinaria de empleo en un mes de julio, en plena temporada turística. «El Gobierno de España no va a caer en la euforia ni en el catastrofismo», ha reiterado en varias ocasiones, al tiempo que ha subrayado el «cambio estructural» que su ejecutivo está llevando a cabo del mercado de trabajo.

Los datos, sin embargo, señalan cambio de tendencia del que ya había avisado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Y la propia vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, también ha reconocido este mismo martes que se ha producido una «ralentización» en el mercado de trabajo.

En una entrevista concedida a la Cadena Ser, Calviño ha destacado también las bondades de la reforma laboral, y ha reclamado que «la volatilidad de un mes concreto no nos debe despistar de las grandes cifras como que hay 11 millones de personas con contrato indefinido». Pero, el cambio de tono de la máxima responsable del ámbito económico del Gobierno ha sido evidente. Tanto que, por primera vez, no ha rechazado de plano la recesión económica, algo que hasta ahora sí hacía.

Hoy ha apuntado que «es evidente que todo depende de lo que suceda con la guerra». También ha apuntado que «hay muchos factores de incertidumbre y es difícil anticipar lo que va a suceder», y que «hay que prepararse para lo peor pero esperando que no suceda y eso es lo que estamos haciendo». Un endurecimiento del tono, en definitiva, que deja patente el complejo escenario a partir de próximo otoño.

Deja una respuesta